Altza, solo dos horas de rivalidad

SAN SEBASTIÁN. 12/03/2017 09:03 |0

El enfrentamiento entre blanquiazules y rojiblancos desata pasiones en el populoso barrio donostiarra

Altza, con sus 20.279 habitantes censados, es uno de los barrios más populosos de Donostia. En sus calles conviven gentes de todo tipo de condición e ideas, convergen culturas e impera el civismo. El fútbol también es un nexo de unión entre sus vecinos, pero en ocasiones como la de hoy, con el derbi de Anoeta entre la Real y el Athletic, surge de nuevo la rivalidad. Sana, eso sí. Y no por mucho tiempo, solo un par de horas. Suficientes. Después, todo vuelve a la normalidad, aunque algunos tengan algo más que festejar que otros.

Paco Montesinos es, junto a Pelegrín González, corresponsal de DV, una de las personas más conocidas del barrio. Pacense de 75 años, llegó a Donostia en la década de 1960 junto a sus padres y hermanos. Comenzó a trabajar en la empresa de litografía Nerecán, primero en Gros y luego en Altza, hasta que padeció en sus propias carnes la lacra del paro con 55 años. «Era una época mala, había muy poco trabajo y salías a flote haciendo lo que podías», recuerda. Un lustro después llegó la jubilación.

Su afición desmedida por la Real le llevó en 1995 a fundar, junto a otros vecinos, la peña realista de Altza, con sede en el bar Elizasu, de la que aún es presidente. «Hace tres años me dio un pequeño ictus y tuve que delegar funciones entre los jóvenes, entre ellos mis hijos Paco y Jesús». Son 25 socios que pagan una cuota mensual de seis euros. «Simplemente llega para cubrir gastos. Cuando organizamos algún desplazamiento, el dinero sale de nuestros bolsillos», puntualiza.

LAS FRASESPaco Montesinos

Peña Altza

«Confío en que gane la Real; me conformo con un 1-0, aunque sea de penalti y en el último minuto»

Egoitz Cadarso

Bar Arri Zar

«Nos cuesta hacer gol, pero no creo que el derbi de Anoeta acabe 0-0; ganará el Athletic 1-3»

Joserra Berasategi

Txirritako Txuriurdinak

«La Real está mucho mejor de juego y somos más favoritos; sin embargo, no hay que confiarse»

Han recorrido casi todos los campos de la península animando a la Real, tanto en Primera como en Segunda. «Rondaremos los 200 viajes, pero ahora se nota la crisis y la gente se lo piensa dos veces». Rememora que «cuando fuimos a El Ejido, el chófer se confundió de camino y tuvimos que pasar por en medio de un campo de tomates. Fue alucinante». Incluso han dejado su huella en Europa, tanto en Turín como en Lyon y Manchester.

Montesinos se vanagloria de «haber conocido a mucha gente durante todos estos años» y de mantener aún una buena amistad con antiguos jugadores blanquiazules como De Pedro, De Paula o Idiakez. «Antes tenías un trato más cercano con los jugadores. Ahora, en cambio, todo es más distante», proclama.

Egoitz Cadarso también está acostumbrado a viajar siguiendo al equipo de sus amores, que no es otro que el Athletic. Este bilbaíno nacido en Basurto hace 33 años residía junto a su familia en Bilbao hasta hace dos décadas, cuando su familia decidió trasladarse a Altza por motivos laborales. «Llegué a Altza con once años y sigo viviendo aquí», asegura. Desde hace diez años regenta junto a su madre, Rosa Mari, y su hermano, Izusko, el bar Arri Zar, lugar de encuentro de los aficionados rojiblancos, que se hizo famoso en enero del año pasado al repartir 16 millones de euros entre sus clientes y amigos al tocarles el primer premio del sorteo del Niño. «Nos juntamos un grupo de cinco o seis amigos para ver los partidos del Athletic. Hemos hablado varias veces para convertirnos en una peña oficial, pero hay que hacer mucho papeleo. Demasiado lío». Y añade que «con el tiempo, cada vez estoy conociendo a más gente del Athletic en Altza».

Orgulloso de sus raíces

Orgulloso de sus raíces, narra que «solemos ir un par de veces al año a San Mamés y en algún derbi lo he hecho incluso con las peñas de la Real del barrio. Sin ningún problema. No soy socio del Athletic, pero me gustaría serlo. Lo malo es que hay mucha gente en lista de espera y es muy caro. No puedo morirme sin ser socio».

Ha estado en Oporto viendo al Athletic en Champions y también en Valencia, en la final de Copa que el conjunto rojiblanco disputó en Mestalla contra el Barcelona en 2009 y perdió por 4-1. «Viajé solo, sin entrada, dormí en Benidorm y pagué 400 euros en la reventa. La entrada me la vendió uno del Barça. Hizo el agosto conmigo».

Es consciente de que los seguidores rojiblancos conviven en inferioridad con los blanquiazules en el barrio, pero no se esconden. Al contrario. «Puede que seamos menos, pero siempre alardeamos de nuestros colores. Llevo puesta siempre la camiseta del Athletic, trabajo con ella».

Por contra, Joserra Berasategi, presidente de la peña Txirritako Txuriurdinak, es el fiel reflejo del carácter guipuzcoano, con la humildad y el trabajo como señas de identidad. Tiene 37 años y trabaja desde hace dos como comercial en la empresa Global Premium, distribuidora de bebidas destiladas. «Estudié mecánica y electricidad del automóvil. Mi padre tenía un taller de reparación, pero no era lo mío. No me arrepiento de lo que hice en su día». Reside actualmente en Larratxo, aunque con anterioridad lo hizo durante muchos años en la calle Bertsolari Txirrita, que da nombre a la peña. Fundada en 2006, cuenta con 40 socios. Casualidad. Otro bar del barrio, el Galeón, es su sede. Pagan la misma cuota mensual que la de Altza -seis euros- y al cabo del año organizan una decena de viajes para animar a la Real lejos de Anoeta.

Recuerdan con nostalgia sus desplazamientos en la Champions. «En Lyon disfrutamos mucho porque ganamos, pero lo de Manchester fue algo increíble. Fuimos en kalejira hasta Old Trafford y la Policía tuvo que cortar la autopista para que pasáramos. La gente salía al balcón para aplaudirnos». Y también aquellas pechadas en autobús para ver a sus ídolos en Huesca, Girona, Tarragona y Cartagena. «Hace dos años ha salido una normativa que nos obliga a viajar a través de una agencia. El precio se encarece bastante, por eso no nos desplazamos tanto como antes», lamenta.

9681439

Confianza en la victoria

Metidos ya en harina, los anfitriones blanquiazules creen que los tres puntos se quedarán en Anoeta, pero a la vez se amparan en la prudencia. «La Real está mejor clasificada que el Athletic y está jugando mucho mejor aunque en los últimos dos meses ha pegado un bajón, sobre todo en Anoeta. Somos un pelín más favoritos. Ojo que no hay que confiarse porque en un derbi puede pasar de todo», afirma Berasategi, quien apunta que «ellos dicen que el partido del año es contra el Real Madrid. Pues para nosotros este derbi son solo tres puntos».

Montesinos, quien guarda en su memoria más de medio centenar de derbis presenciados, desvela que «es un partido comprometido para la Real. Ningún partido es fácil y menos un derbi. Para ganar hay que hacer bien las cosas, jugar muy concentrados y tener acierto ante la portería. El Athletic no está en su mejor momento, pero sabe a lo que juega. Aún así, siempre da un regusto especial ganarles».

A Cadarso, que ha llegado a tirar cohetes en el barrio para festejar las victorias del Athletic y que se declara un forofo de Julen Guerrero y Fran Yeste, le gusta la salsa. «La Real está en un buen momento, pero el fútbol va por rachas. Le acompaña la suerte y las cosas le están saliendo de cara. Al Athletic le cuesta hacer gol, es cierto, sobre todo fuera de casa. Pero no puede perder si quiere pelear por volver a Europa la próxima temporada. La Real se escaparía a diez puntos».

Precisamente en el buen momento de juego que atraviesan los pupilos de Eusebio basan su confianza los peñistas blanquiazules. «La Real está dando una imagen estupenda. Ante el Betis disfruté como hacía años. La temporada que está realizando es extraordinaria, huele a Europa, aunque perseguimos la Champions. Lástima de los puntos que se han escapado en Anoeta en los dos últimos partidos», se lamenta Montesinos, para quien Vela es la niña de sus ojos.

Markel Bergara, en cambio, es el jugador fetiche para los miembros de Txirritako. «Está lesionado. Esperamos que entre pronto en la dinámica de grupo», dice Berasategi, que evita pronunciarse sobre el rival. «Yo solo me fijo en mi equipo. El resto son indiferentes. Lo malo es que el Athletic, aún no jugando bien, está obteniendo resultados».

A la hora de emitir un pronóstico, cada uno tira para casa. «Confío en que gane la Real. Me conformo con un 1-0, de penalti y en el último minuto», aventura Montesinos. En cambio, Cadarso vaticina un derbi «intenso» en ambas porterías. «No creo que acabe 0-0. Ganará el Athletic 1-3», vaticina el seguidor del equipo rojiblanco.

Noticias relacionadas

Lo más

EN CONTEXTO
COMENTARIOS

©REAL-SOCIEDAD

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x