Roberto Olabe sigue un entrenamiento en Zubieta acompañado de Jokin Aperribay y Erik Bretos.

La Real Sociedad no se plantea incorporar a otro director de fútbol para sustituir a Olabe

SAN SEBASTIÁN. 15/03/2017 08:19 |0

Entiende que el club está bien estructurado, tanto en el área profesional como en la formativa

La salida de Roberto Olabe no va alterar demasiado el funcionamiento interno de la Real Sociedad, que no se plantea por el momento incorporar a otra persona para desempeñar el cargo de director de fútbol que queda vacante tras la marcha del vitoriano. El vacío que deja guarda más relación con la posible revolución e implantación de nuevas ideas que perseguía en el futuro partiendo del actual modelo de funcionamiento que con el trabajo del día a día propiamente dicho. Fue una apuesta personal de Jokin Aperribay para optimizar los recursos del club e impulsar los procesos de formación y rendimiento. El presidente entendía que a la Real Sociedad le venía bien un empujón en cuanto a nuevas metodologías y estrategias en la captación de jugadores para estar más preparada de cara a los desafíos cada vez más exigentes que plantea el fútbol moderno.

Olabe era la persona perfecta para desempeñar esa función por un doble motivo. En primer lugar, por su preparación y experiencia en ese campo. Durante sus cuatro años como director de la Academia Aspire de Qatar había tenido la oportunidad de pilotar un proyecto innovador en el fútbol dirigido a que este pequeño pero rico emirato sea competitivo en el Mundial 2022 que organizará. En un país con apenas 400.000 habitantes ha colaborado en colocarlo en el mapa futbolístico de Ásia con sus selecciones inferiores y ya comienzan a aparecer jugadores cataríes en algunas de las ligas europeas. 'Roberto, el arquitecto' le llamaban en Doha.

Pero además de sus dotes profesionales, su conocimiento de la casa suponía un aval para desempeñar con garantía su labor, ya que sabía a dónde venía. Olabe llegó en 1995 como portero procedente del Salamanca y cuando colgó los guantes se encargó de sustituir a Carmelo Amas al frente del juvenil de División de Honor. En sus dos primeros partidos oficiales en el banquillo conquistó su primer título, la Supercopa de España de la categoría, tras ganar al Betis de Joaquín, Arzu y Dani a doble partido. Era agosto de 1999. Posteriormente se hizo cargo del primer equipo de forma interina en los últimos partidos de la temporada 01/02 en sustitución de Toshack con el objetivo de salvar la categoría, cosa que logró.

En 2002 fue nombrado director deportivo por José Luis Astiazarán con apenas 35 años. Lo primero que hizo fue fichar a Denoueix como entrenador con la Real, con el que estuvo a punto de ganar la Liga. En 2005 salió del club después de la llegada a la presidencia de Fuentes.

Ahora, once años después, abría ilusionado una segunda etapa en un club especial para él, ya que siempre se ha declarado seguidor txuri urdin. En su presentación en septiembre se le vio con esa fuerza y ganas para intentar modernizar, partiendo de lo actual, la estructura deportiva. Olabe contaba con el respaldo y la confianza del presidente de la Real Sociedad pero la historia no ha llegado a buen puerto y a los siete meses ha presentado la dimisión por motivos personales que ha preferido no aclarar.

El club no detiene su marcha

La Real, entre tanto, sigue con su rutina diaria enfrascada en el objetivo de alcanzar puesto europeo por tercera vez en los últimos cinco años. Su estructura interna se mantiene como hasta ahora. Arriba de la pirámide aparece el Consejo de Administración, máximo órgano de la entidad, con Jokin Aperribay al frente. Los consejeros Aitor Díaz de Mendibil y Juanjo Arrieta son los responsables del fútbol profesional mientras que Joseba Ibarburu, Álex Uranga y Nekane Soria lo hacen del fútbol base y el femenino.

En la parcela profesional, Lorenzo Juarros está al frente de la Dirección Deportiva, como ha venido siendo así desde que el actual Consejo tomó las riendas del club. Es el responsable de planificar el diseño de la primera plantilla junto al entrenador y la secretaría técnica. Su labor incluye también todo lo relativo al Sanse, como decidir las altas y bajas y qué jugadores tienen que estar más cerca del primer equipo por su proyección de futuro.

En los últimos años se ha encargado de gestionar la salida de jugadores veteranos para hacer sitio a otros más jóvenes que venían por detrás y que al final han terminado triunfando, algo importante en un club de cantera con la filosofía de la Real. Así sucedió en 2011 cuando Mikel Labaka y Diego Rivas tuvieron que marcharse al Rayo Vallecano y Hércules, respectivamente, para hacer sitio a Iñigo Martínez y Asier Illarramendi. Montanier fue el que les dio la titularidad en Primera pero el que les puso en la plantilla fue el director deportivo, ya que el francés no les conocía lo suficiente para saber de su potencial.

Más cerca en el tiempo, la temporada pasada sucedió algo similar con la desvinculación del Chory Castro en el mercado de invierno para fichar por el Málaga y que abrió la puerta a la titularidad a Mikel Oyarzabal, hoy un fijo en el esquema de Eusebio. En verano también creyó conveniente la salida de De la Bella al Olympiacos para despejar el camino a Yuri, que era cinco años más joven que el catalán y cuyo margen de progresión era mayor. Ahora, con la desgraciada lesión de Carlos Martínez ha sido Álvaro Odriozola el que ha dado el salto con buena nota.

Por debajo de la Dirección Deportiva queda la Secretaría Técnica, que está encabezada por Javi Pérez y es la encargada de recopilar y ordenar toda la información sobre potenciales fichajes. En ella trabajan, además, Erik Bretos, Eric Olhats y Alberto Iturralde, que se ven reforzados entre semana por Iñigo Caminaur e Iñaki Satrustegi en el visionado de partidos por vídeo. El sábado y domingo ambos cumplen con sus funciones como ojeador del fútbol base y entrenador del Liga Vasca cadete, respectivamente.

Dentro de este equipo, Javi Pérez es el que suele viajar a Sudámerica para seguir en directo partidos de las ligas brasileña y argentina, principalmente, y campeonatos de selecciones inferiores como Mundiales o Sudamericanos. Eric Olhats peina el mercado francés, del que es un gran dominador, tanto sus ligas profesionales como el fútbol formativo. Él trajo a Zubieta, entre otros, a Griezmann en su día y a Kevin Rodrigues, hace dos años. Erik Bretos y Alberto Iturralde viajan más por Europa, bien a seguir ligas regulares o competiciones continentales. No obstante, también se suelen intercambiar los destinos entre todos para que puntos de vista diferentes sobre los jugadores que se están siguiendo.

Formación y base

En el fútbol formación, y por debajo de los consejeros Ibarburu y Uranga, es Luki Iriarte el director de la parcela educativa en la base, mientras que Mitxel Badiola es el responsable de los equipos inferiores. El grupo de trabajo en estas categorías inferiores se completa con José Luis Agirre, responsable de captación y de las relaciones con los clubes convenidos, y Xabier Lizaso, coordinador de la selección-captación dentro del área de fútbol externo.

En los últimos años Zubieta ha dado un paso adelante con la creación de una tercera estructura senior en Tercera División, primero de la mano del Berio y ahora como Real Sociedad C, que permite secuenciar en dos pasos el salto del juvenil al Sanse, que antes se hacía demasiado grande. También ha aumentado la competitividad de sus equipos infantiles al inscribirles en una categorías más alta de la que les corresponde. Los chavales de 13 años juegan en Primera Cadete y los de doce en Infantil de Honor.

Noticias relacionadas

Lo más

EN CONTEXTO
COMENTARIOS

©REAL-SOCIEDAD

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x